Un libro de libros: Repertorio de Bibliografía arqueológica emeritense III,

31/3/11 .- http://www.extremaduraaldia.com/

Pocas veces, la mesa que preside un acto, ha tenido una representación intelectual de mayor peso que la que ayer día 29 se encontraba en el Salón de actos del Museo Romano, prácticamente lleno, para presentar el que fue llamado "un libro de libros", y calificado como una de las herramientas más importantes para el arqueólogo, investigador o interesado en los temas históricos de la ciudad de Mérida. Juntamente con el autor, Agustín Velázquez Jiménez, presidían la mesa, José Mª Álvarez Martínez, director del Museo Nacional de Arte Romano, Pedro Mateos Cruz, director del Instituto de Arqueología de Mérida y Miguel Alba Calzado, director del Consorcio de la Ciudad Monumental. Más tarde se uniría a ellos el alcalde de Mérida, Ángel Calle, que pese a los compromisos que le impedían poder estar a tiempo, quiso estar presente en este acto por la importancia del mismo.

Se trataba de la presentación del libro "Repertorio de Bibliografía arqueológica emeritense III, emérita 2010. Que bien podría en palabras vulgares y resumiendo su labor, considerarse una labor "de chinos", por lo prolijo que ha constituido reunir 2.331 referencias bibliográficas sobre la arqueología emeritense.

Comenzó la presentación José Mª Álvarez dando un repaso a las publicaciones que se han hecho en este año del; Centenario del inicio de las excavaciones emeritenses, y considerando a esta la penúltima, ya que está a punto de salir la próxima de manos de José Caballero, referida al "Epistolario entre Maximiliano Macías y José Ramón Mélida" , que muestra las reacciones de ambos personajes ante los hallazgos arqueológicos. Y centró sus palabras en la personalidad del autor. Agustín Velázquez, una persona inserta en la vida de Mérida, usando esa palabra que define la personalidad y quehacer de algunos de los habitantes de esta ciudad, que con su forma de vida la enriquecen, Agustín, "emeritensea". En este libro se puede ver el recorrido, a través de las citas que aparecen en él, de la arqueología emeritense, en poco tiempo.

Pedro Mateos, comenzó dedicando un recuerdo a Ricardo Olmos Romera, director de la escuela de arqueología de Roma, que había tenido un grave problema sanitario. Y posteriormente resaltó la unión de los tres organismos; Museo, Consorcio, Instituto de arqueología, en la conmemoración del Centenario del inicio de las excavaciones, que es un lujo para esta ciudad, y no hay mejor epílogo, para acabar con las conmemoraciones, que la edición de este libro que se convierte en una obra imprescindible de consulta, e insinuó que podría aprovecharse para realizar un formato electrónico, con un link, a través del cual todo el mundo en todas partes pudiera consultarlo.

En los elogios hacia el autor calificó esta obra que se presentaba esa tarde como "imprescindible". Y agradeció la tozudez y constancia de Agustín Velázquez, una persona que sin levantar la voz, está en lo más alto.

Miguel Alba, fue dando un repaso a cómo han ido evolucionando en su tamaño las diferentes ediciones de los "repertorios bibliográficos", desde un modesto librito en la primera con unas 900 referencias, al doble en la segunda edición del 2000, hasta el tamaño actual con más de 2300. Unos libros, que nadie cita, sobre todo a su autor, pero que sin embargo todo el mundo utiliza. Y es una muestra de que para la investigación han sido muy importantes las generaciones anteriores, creando una cadena que será también útil para las posteriores que todavía no han nacido. Después de todo lo que se ha escrito e investigado ¿queda algo más por tratar de Mérida? Por supuesto que sí. En esta edición ha dedicado un epígrafe a la restauración y se incorporado el s. VIII y IX, el período emiral, que tiene mucho de tardorromano. Todo esto convierte a Agustín, ya que se ha tenido que leer todo, en el hombre más informado, en la actualidad, sobre Mérida.

El autor, comenzó, "esperando no ser el sobrero", y recordó la vigencia de la arqueología emeritense ya que tras cerrar la edición han llegado unas 30 publicaciones más, que se incorporarán en la próxima edición. Y agradeció la colaboración de un gran número de personas que le han ayudado a que este libro llegara a buen puerto. Al final del mismo se han colocado las fotografías de los que se encuentran citados en el mismo, no importa el tamaño de su aportación, basta que haya existido, porque "pescador que pesca un pez, pescador es".

Pidió disculpas el alcalde de Mérida Ángel Calle, por no haber podido estar antes, pero a pesar de las circunstancias, deseaba hacerlo. Los libros del "Repertorio bibliográfico emeritense" son herramientas que se utilizan mucho, pero que sin embargo se citan poco. En la actualidad, hay muchos valores que se diluyen, por eso son necesarias y muy útiles las guías que nos orientan en la historia de la ciudad y nos dicen quienes somos. "Todos los días vienen a pedirme casa y trabajo, yo no se las puedo dar ni física ni metafísicamente, porque no tengo, pero la gente desea que se le atienda, que se sepa que se está ahí, haciendo lo que se puede. Por eso quería estar presente porque cuando hay gente que quiere a la ciudad y hace cosas que sirven para todos hay que respaldarlas, por eso me pongo a su disposición, que cuenten conmigo para lo que pueda, y menos dinero, que no tengo, haré lo posible para ayudar".

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse