Los expertos abogan en Teruel por la prevención para la protección de bienes culturales

16/4/16 .- http://www.diariodeteruel.es/

Los expertos abogan en Teruel por la prevención para la protección de bienes culturales

Un curso de la Asociación de Fiscales pone de manifiesto que el apoyo a la investigación y a la divulgación son tan importantes como la persecución penal

Los expertos en patrimonio cultural abogaron ayer en Teruel por incentivar la prevención para proteger estos bienes, más allá de la persecución penal que debe hacerse cuando se producen expolios o destrozos de estas señas de répliques montres identidad.


Los expertos en patrimonio cultural abogaron ayer en Teruel por incentivar la prevención para proteger estos bienes, más allá de la persecución penal que debe hacerse cuando se producen expolios o destrozos de estas señas de identidad. Así se posicionaron de forma unánime los asistentes al curso organizado por la Asociación de Fiscales en el Museo de Teruel sobre "Protección del Patrimonio Histórico Español". El apoyo a la investigación y a la divulgación se perfila como la mejor herramienta para hacer frente a ello.

Tan importante como perseguir penalmente a alguien que atenta contra el patrimonio, o que se apropia de él, es impulsar medidas de prevención para evitarlo. En la jornada celebrada ayer en Teruel se llegó a poner incluso de manifiesto que falta una mayor sensibilidad en las instancias judiciales hacia este tipo de delitos, hacia los que hay una mayor permisividad, además de una falta de recursos por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para que puedan intervenir.

El curso contó con la participación de más de 60 personas, la mitad de las cuales eran fiscales procedentes de distintas provincias españolas, así como agentes de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía, arqueólogos, paleontólogos y otros profesionales de diferentes sectores relacionados con el patrimonio cultural.

Los distintos ponentes que intervinieron dejaron claro que se ha avanzado en la materia, pero que queda mucho trabajo por delante para sensibilizar a la sociedad y a las propias administraciones de la importancia que tiene la protección de los bienes culturales de un territorio como seña de identidad del mismo.

El fiscal de Medio Ambiente de la Fiscalía de Teruel, Jorge Moradell, que ha promovido estas jornadas a través de la Asociación de Fiscales, aseguró que no es que hubiera más casos de delitos contra el patrimonio, ya sea arqueológico o palentológico, sino que "se está más encima de ellos y por eso aparecen más casos".

Moradell no se atrevió a evaluar si han aumentado este tipo de delitos, porque protección siempre ha habido aunque la legislación también ha evolucionado para poder perseguir estas conductas. "No creo que haya más casos, sino que se investigan y se denuncian porque hay más sensibilidad", apuntó.

En este sentido, indicó que celebrar este curso de la Asociación de Fiscales en Teruel con esa temática responde a la riqueza tanto arqueológica como paleontológica que posee la provincia. Aclaró que eso se debe a que se han podido preservar importantes yacimientos, lo que permite estudiar la "gran riqueza natural y cultural que conserva".

El fiscal de Medio Ambiente destacó que instituciones como el Museo de Teruel, en cuyo salón de actos se celebró la jornada por la mañana, o la Fundación Dinópolis, donde transcurrió la sesión de la tarde, han contribuido a sensibilizar a la población sobre la importancia que tiene el patrimonio.

A este respecto, recordó que así lo había manifestado en la sesión de la mañana el paleontólogo de la Fundación Dinópolis Alberto Cobos, quien planteó la importancia que tiene que la población se interese por proteger su propio patrimonio, puesto que supone también un retorno económico que favorece el desarrollo al emplearlo como recurso turístico. "Hay que buscar un equilibrio para que la gente se identifique con sus recursos", afirmó el fiscal.

Mesa redonda

El paleontólogo de la Fundación Dinópolis Alberto Cobos participó en una mesa redonda moderada por el fiscal José Luis Díaz-Manzanera, en la que también intervinieron Francisco Romeo, arqueólogo y jefe de la sección de Prevención de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón, el teniente del Seprona Alfredo Sánchez Martínez, y el inspector de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta del Cuerpo Nacional de Policía.

Cobos recordó que Territorio Dinópolis toma la ciencia como argumento para instalar por toda la provincia varios centros museísticos y de ocio, que atraen el turismo y que por tanto favorecen el desarrollo y contribuyen a hacer frente al problema de la despoblación.

El paleontólogo argumentó que la mejor manera de evitar el expolio y la destrucción de los bienes culturales es invertir en investigación, porque eso permite proyectos como Dinópolis. "Si investigamos, aumentamos las colecciones y podemos atraer turistas, y así la principal salvaguarda del patrimonio será educar a la gente para que lo proteja porque es un recurso propio", comentó Cobos, quien precisó que "el mayor riesgo sería dejar de invertir en investigación".

El científico de la Fundación Dinópolis explicó que buena parte de los hallazgos paleontológicos tienen lugar dentro de las prospecciones sistemáticas que realizan, pero precisó que también hay casos en los que los habitantes de los municipios les avisan de la existencia de fósiles en sus pueblos.

"Eso antes no se hacía, pero ahora sí, porque están viendo que eso puede dar un futuro al pueblo", señaló Cobos, quien comentó que por ese motivo intentan hacer el mayor número posible de actividades educativas.

Insistió también en que la prevención es importante y que por eso es preciso que desde la Administración se exija hacer un seguimiento paleontológico en cualquier obra civil. Cobos habló de la importancia de "concienciar" a todos, desde la sociedad hasta las instituciones, del valor que tienen los fósiles en la provincia. "En Teruel creo que el patrimonio paleontológico es nuestro petróleo, y la gente en los pueblos está cada vez más concienciada de ello", dijo.

A este respecto, argumentó que todavía hay mucho camino por recorrer para que la sociedad tome conciencia de la importancia de proteger el patrimonio, puesto que su destrucción se puede producir incluso sin ser conscientes de ellos. Puso como ejemplo un yacimiento de icnitas que sea continuamente pisado por el ganado, en lugar de preservarlo y darle un uso turístico. Por ello incidió en que "minimizar los riesgos al patrimonio es apostar por la investigación".

El arqueólogo Francisco Romeo incidió por su parte en el patrimonio arqueológico, y advirtió que existe un comercio ilícito que se lleva los recursos, algo que además impide su estudio en el contexto en el que aparecen las piezas. "Si se roba el patrimonio cultural, se nos roba parte de nuestra identidad", afirmó.

Seprona

Los representantes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado manifestaron por su parte las dificultades con las que se encuentran para investigar los delitos contra el patrimonio. El teniente del Seprona Alfredo Sánchez dijo que encuentran dificultades para poder identificar las piezas, puesto que precisan de técnicos y no los tienen.

El representante del Seprona aseguró por otra parte que al tratarse de un patrimonio oculto, existen dificultades para perseguir estos delitos, y advirtió que se está produciendo un auge del tráfico ilícito de bienes culturales por Internet, existiendo detrás de todo ello organizaciones criminales. Pidió por ello una "mayor coordinación entre las instituciones".

El inspector de la Policía Nacional Carlos Úbeda compartió esta apreciación, ya que admitió que tienen dificultades a la hora de probar este tipo de delitos, puesto que la mayoría de los yacimientos expoliados no están catalogados. Además, manifestó que desde las propias instancias judiciales "no nos prestan la suficiente atención que nosotros desearíamos", ya que se atiende más a otra clase de delitos.

Úbeda comentó que en sitios como Andalucía hay una "comunión entre la gente que cree que con el uso de detectores de metales para hallar piezas no se vulnera ningún ilícito penal", y aseguró que muchas casas de subastas y anticuarios "se mueven en una línea que raya la ilegalidad".

En otra de las ponencias del curso, la técnico del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Inmaculada González, dijo que la colaboración es clave para "proteger el patrimonio desde la prevención".

Los fiscales ven insuficiente la regulación jurídica existente

Una de las conclusiones de la jornada formativa celebrada ayer en Teruel por iniciativa de la Asociación de Fiscales es la necesidad de una mayor regulación penal de los delitos contra el patrimonio.

Así lo manifestó el fiscal José Luis Díaz-Manzanera durante la mesa redonda que moderó, y en la que dijo que la "regulación penal que existe ahora es insuficiente", puesto que todo lo relativo a la protección de los bienes culturales "adolece de una clara falta normativa". Manifestó que la sociedad tiene la obligación de denunciar y poner en conocimiento de la Fiscalía cualquier conducta de este tipo, mientras que las instituciones tienen que adoptar medidas cautelares.

El fiscal Antonio Colmenarejo, de la Fiscalía de Medio Ambiente, incidió igualmente en que hay "dificultades" para combatir este tipo de delitos y consideró que "una sociedad se define en función de cómo se protege su pasado".

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse