Entrevista a Germán Delibes

20/4/13 .- http://www.abc.es

El arqueólogo vallisoletano, German Delibes de Castro fue reconocido por unanimidad, con el Premio Castilla y León de Restauración y Conservación del Patrimonio 2012



—¿Cómo ha recibido la noticia?

Con satisfacción, por una parte, por lo que tiene de reconocimiento de una trayectoria de 41 años dedicado profesionalmente a la arqueología, y por otra parte, un poco abrumado por no estar muy convencido de que fuera la persona más adecuada para recibir una distinción como ésta.

—El jurado destaca por igual su faceta investigadora y la docente. ¿Se quedaría con alguna de las dos?

En toda mi trayectoria uno va acumulando, sin distinguir una faceta de otra. No podría concebir nada de lo que he hecho sin mis maestros ni sin mis alumnos. Por eso, considero este premio como colectivo. Y sí pienso en algún mérito, quizá que cuando empecé, en 1971, se creía que aquí había un desierto arqueológico.

—Sorprende que en 1971 no hubiera conciencia del legado arqueológico.

Bueno en Burgos estaba el padre Saturio; en León y en Salamanca, el padre Morán, y Blas Taracena en Soria, pero en Valladolid el primer arqueólogo profesional fue Federico Wattenberg, cuya obra es de las décadas de los 50 y 60. Son esas cosas que pasan y no se comprenden muy bien, pues en el siglo XIX ya se hacía arqueología en Mérida o en Tarragona.

—La arqueología vive la paradoja de que es un patrimonio invisible, por razones obvias, y a la vez es muy vulnerable al expolio y al clima.

El inventario arqueológico no busca tanto conocer para investigar más como proteger. Hoy hay un cierto control ya que si se quiere hacer una obra lo primero es atender al inventario arqueológico. Aun así, puede ser que lo que conozcamos del patrimonio arqueológico no llegue al 50 por ciento. Lo malo es que con la maquinaria pesada de las obras, y lo digo por los tiempos inmediatamente pasados, se pueden acabar con un yacimiento sin más.

—¿Y cómo alcanzar el equilibrio entre la conservación y del desarrollo?

Es muy difícil. Es verdad que en tiempos de crisis sufre menos, pero también es cierto que hay menos medios para conocerlo, aunque es un esfuerzo que se está pide a toda la sociedad

—Vamos, que la arqueología sufre con la bonanza, por el desarrollismo desaforado, y con la crisis económica.

No me parecería tan grave que en estos tiempos no se pudiera excavar, pero si sería grave que no se pudiera proteger lo investigado, pues tenemos la obligación de legar un patrimonio.

—De hecho, para proteger algunos yacimientos del expolio y de la meteorología se opta por volverlos a tapar. ¿Cuáles son los criterios?

Hay que ser selectivos y cautos para saber qué somos capaces de poner en valor, qué conservar y qué enseñar. Lo que es evidente es que no podemos disfrutar de todo lo excavado

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse