La cosmética del medievo

22/6/11 .- http://www.abc.es

Noticias
La restaturación de las tumbas reales de Santes Creus y la reconstrucción facial de Pere el Gran y Blanca d'Anjou revela el uso de maquillaje y tinte

Instalados como estamos en la dictatura de la imagen y la tiranía del (buen) aspecto, no deja de sorprender que constumbres que creíamos más o menos recientes acaben remontándose varios siglos atrás en el calendario. Y es que, tal y como se desprende del minucioso análisis de los restos encontrados en las tumbas reales del monasterio de Santes Creus, en Tarragona, los reyes medievales también se teñían el pelo y se maquillaban.

Así lo confirma la investigación química a la que se han sometido los restos de los reyes y que determina «la presencia en los restos de pelos de la barba del rey de Apigenina Genisteina, un producto procedente de la retama y utilizado históricamente para teñir de rubio los cabellos», la misma sustancia encontrada en el pelo de la reina Blanca de Anjou, esposa de Jaume II el Just.

«Conocemos tratados antiguos de cosmética, pero no sabíamos que el rey Pere el Gran o Blanca de Anjou se tiñeran de rubio», señaló ayer la coordinadora del proyecto, Marina Miquel, en declaraciones recogidas poo Efe. En la cara de la reina también se ha encontrado restos de ácido carmínico, que se habría utilizado como maquillaje facial. En ambos casos se ha realizado también la reconstrucción facial, una técnica habitual en la ciencia forense y criminalística.

Enfermedad infecciosa

Los análisis de los restos del rey Pere determinan que era un hombre de tipología alta —entre 1,75 y 1,80 de estatura—, con una cara alargada y un maxilar inferior más prominente que el superior, y al conservarse gran parte de los tejidos blandos desecados se ha podido hacer un análisis que ha determinado que «sufrió una enfermedad infecciosa pulmonar, seguramente una tuberculosis, pero no necesariamente fue la causa de su muerte», según Miquel. Blanca de Anjou, por su parte, murió después de las complicaciones de un parto, como el propio rey había escrito en documentos oficiales enviados a otros estamentos.

El análisis de ADN ha concretado que Pere el Gran pertenece al linaje mitocondrial H, el tipo de ADN más frecuente en Europa en la actualidad, pero «no ha sido posible con las técnicas actuales clasificar el cromosoma Y, por lo que no se pueden identificar ascendientes ni descendientes masculinos»; mientras que sitúa a Blanca de Anjou en el halogrupo U, otro de los más antiguos de Europa.

El proyecto, impulsado por el Museo de Historia de Cataluña, se inició en 2010 en el marco de la celebración del 850 aniversario del monasterio cisterciense, y planteó la restauración de las tumbas de los reyes Pere II el Gran, Jaume II el Just y Blanca de Anjou, así como la tumba del almirante Roger de Llúria.

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse