El castillo llegó a tener hasta cuatro puertas (Lorca, Murcia)

22/11/13 .- http://www.laverdad.es

Noticias
El castillo llegó a tener hasta cuatro puertas (Lorca, Murcia)
La fortaleza mantiene en la actualidad una sola entrada en uso, la del parque temático de 'Lorca, taller del tiempo'.


La fiesta patronal de San Clemente, el próximo sábado, es ocasión propicia para que los lorquinos visiten la fortaleza medieval que corona y protege la ciudad. De hecho, esa especie de romería al Castillo viene a ser uno de los elementos característicos de esta tradicional celebración festiva. En la actualidad, la única entrada a la alcazaba se hace por el parque temático de 'Lorca, taller del tiempo', aunque existe otro acceso que va directamente a la zona ocupada por el Parador.

Si miramos hacia atrás en el tiempo, encontramos descripciones sobre el castillo de testigos oculares y representaciones gráficas de importancia para conocer el estado de la fortaleza en el siglo XVIII. En 1734, el presbítero Ginés Antonio Gálvez Borgoñoz, en su libro 'Mussato Polihistor', aporta información sobre las puertas de entrada al recinto amurallado. El principal de los accesos lo sitúa en el lado norte, conocido como Puerta del Pescado.

La segunda entrada «estaba en otro entradero que tenía al poniente. Era y es comunicación para la sierra que llaman del Caño. Y la parte de adentro de la puerta, y para su defensa, estaba y está la torre que llaman del Esperón [&hellip]».

Dice Gálvez que «la tercera puerta miraba al levante y estaba contigua al risco que hay a la parte de dentro, a mano derecha de su entrada, el que naturaleza puso como torre para su defensa. Y distante de esta puerta unas 80 varas, está en lo más alto del risco del castillo, la torre Alfonsina». Añade que otra salida hubo también a espaldas de la iglesia de Santa María, que es por donde «sube la procesión general del día del señor San Clemente, por haberse perdido la subida antigua de la puerta del Pescado, la que siempre se había mantenido en memoria de haber sido rendida la plaza en esta puerta».

Años después, el padre Morote hace una descripción parecida. Así, a la puerta bajo la torre del Espolón añade otra en el lienzo de muralla que por el sur corre entre ésta y la Alfonsina. De esta puerta no queda el más mínimo vestigio ya que desapareció en las reformas de la fortaleza a comienzos del siglo XIX.

La puerta situada a mediodía, a la que se llega por una rampa en zigzag, que ahora se quiere recuperar para facilitar el acceso peatonal, vino a sustituir a la arruinada puerta del Pescado y, aunque no se da una fecha precisa, parece que el autor del 'Mussato' pudo alcanzar a ver en su juventud cómo se construía. Datar esta puerta en la segunda mitad del siglo XVII no parece aventurado, y más teniendo en cuenta que Morote, que nació en 1680 y escribía su libro hacia 1739, ni siquiera hace mención de ella. Sí hace referencia a la puerta del Pescado y menciona otras dos, una próxima a la torre Alfonsina y la otra inmediata a la torre del Espolón.

Otras descripciones del castillo se producen en los años 1781, 1792 y 1799. La primera está contenida en un expediente con dos planos que se conservan en el Archivo Histórico Nacional. Uno, del arquitecto Lucas de los Corrales, y el otro del también arquitecto Jerónimo Martínez de Lara, director entonces de las Reales Obras en la ciudad.

Ambos planos muestran que eran cuatro los accesos. El principal o puerta del Pescado, en el lado norte; el del Espolón, o puerta falsa; la puerta de mediodía entre las torres; y la actual puerta del castillo, posiblemente del siglo XVII.

En un documento de 1810 se describen las inmediaciones de Lorca y, en relación al castillo, entre otras cosas se dice que «hay actualmente cinco subidas, la mejor al frente de la ciudad, es de herradura, no muy cómoda&hellip Dos hay al norte, cayendo la primera casi frente del extremo del arrabal, corresponde a una puerta antigua del castillo pero en el día sólo es para un hombre a pie y con bastante pendiente, fácil de inutilizar del todo. Casi al extremo está la vereda a pie, penosa para desfilar una caballería, que cortando la sierra de Peñarrubia sigue por entre montañas a Lumbreras&hellip Las dos subidas, que corresponden casi al sur del castillo, no son veredas formales».

En la actualidad, el acceso al castillo se hace por una entrada, abierta a principios de la década de los 70, a través de un paño de muralla. Se hizo para facilitar la entrada de los materiales para la reconstrucción de la torre del Espolón. Posteriormente, al iniciarse el proyecto 'Lorca, taller del tiempo', se convirtió en la única entrada, ya que la peatonal cerca de Santa María quedó inutilizada al construir un depósito de agua

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse