Finaga enseña su enorme pasado (Bizkaia)

15/11/14 .- http://www.deia.com/

Finaga enseña su enorme pasado (Bizkaia)

El Ayuntamiento de Basauri y la Diputación ponen en valor el patrimonio encontrado en el barrio. La ermita de San Martín recoge la “secuencia cronológica más completa” de la historia Bizkaia. En ella se han hallado restos de la Segunda Edad del Hierro, la etapa romana o la Edad Media.


La historia de los primitivos habitantes de Bizkaia se puede observar concentrada en unos pocos metros cuadrados en torno a la ermita de San Martín de Finaga de Basauri. Alrededor de esta pequeña edificación se han encontrado restos de una sorprendente diversidad de fases históricas, desde la Segunda Edad del Hierro (siglos IV a. C. a I d. C.) hasta la actualidad pasando por la etapa romana. Ahora, después de un proceso de dos décadas de trabajo, el Ayuntamiento de Basauri y la Diputación han presentado una puesta en valor de la zona que deja patente, entre los nuevos suelos acristalados de la ermita, la secuencia cronológica y cultural más completa de Bizkaia.

La historia de la recuperación de San Martín de Finaga comenzó en 1994 cuando el Ayuntamiento mostró su interés por restaurar la vieja ermita, entonces en ruinas. La Diputación de Bizkaia consideró que previamente se debía analizar el valor patrimonial del entorno. No en vano, existía la sospecha de que esta pequeña edificación podía esconder vestigios de valor histórico.

Las diversas estelas funerarias medievales que se habían encontrado en su interior hacían suponer la presencia de una necrópolis y quizá de un templo anterior al actual.

Los resultados, sin embargo, fueron mucho más allá. Tras dos meses de trabajos se encontraron vestigios sorprendentes que dejaron patente la vinculación de esta zona con el cercano castro de Malmasin. La reforma y puesta en valor de este conjunto cultural busca proteger y dar a conocer estos hallazgos, algo que la diputada de Cultura, Josune Ariztondo, quiso remarcar ayer. “En unos pocos metros cuadrados, porque todo está muy concentrado, está recogida una muestra arqueológica representativa de los periodos más antiguos de Bizkaia, en algún caso el único testimonio hallado hasta este momento. Se ha restaurado la ermita, se ha investigado a fondo y ahora estamos en situación de difundirlo y visitarlo”.

El alcalde Basauri, Andoni Busquet, por su parte, insistió en esta necesidad de dar a conocer este patrimonio. “Tenemos clarísimo la necesidad de difundir nuestra riqueza histórica. Es fundamental que más vecinos y vecinas tengamos un mayor afecto a nuestra historia que nos dice mucho de lo que somos”, indicó. En este sentido, el primer edil jeltzale invitó a los basauritarras y al conjunto de los vizcainos a sumarse a las visitas guiadas que comenzarán el día 22. Curiosamente, mañana se celebrará la procesión a San Martín de Finaga.

Quienes se acerquen a la ermita podrán encontrar un edificio renovado y unos restos arqueológicos que cuentan la historia de los primeros pobladores del bajo Nervión. El arqueólogo Mikel Unzueta indicaba, a modo de ejemplo, cómo en alguna de las estelas se puede viajar en el tiempo observando sus decoraciones e inscripciones, desde la etapa protohistórica. En todo caso, para poder escuchar todo lo que dicen los restos de esta ermita hace falta comprender ese lenguaje, algo complicado si no es a través de las visitas guiadas. Por eso, la Diputación y el Ayuntamiento se plantean la instalación de una mesa explicativa.

Los restos más antiguos, fundamentalmente estelas, pertenecen a la Segunda Edad del Hierro y tienen su origen en la existencia de una necrópolis indígena de los habitantes del cercano castro de Malmasin. Este recinto fortificado situado junto a la cima de la montaña fue “el poblado sobre el que giró la vida de los pobladores indígenas del bajo Nervión hasta la etapa romana”.

Las influencias culturales posteriores dejaron en la zona hallazgos de la época romana. A esta etapa pertenece la cerámica encontrada propia de los siglos I a III d. C. y un recinto cuadrangular de reducidas dimensiones. En una etapa posterior, aún dentro del influjo cultural romano, el lugar fue ocupado por una necrópolis de inhumación en la que se han localizado cuatro sepulturas datadas en los siglos IV y V d. C.

El valor de la secuencia estriba en gran medida en esa continuidad que también llega a la etapa tardo-antigua (siglos VI a VII d. C.). En este periodo, la vieja estructura se transformó en lugar de culto cristiano y se mantuvo su utilización como necrópolis. En la etapa Altomedieval (siglos VIII a XI) la zona se seguiría utilizando como necrópolis tal y, tras un periodo del que no existen apenas datos, en el siglo XVI se levantaría la actual ermita. Ahora, en pleno siglo XXI, este lugar se rehabilita como un libro abierto que explica la historia de Bizkaia, desde sus primitivos pobladores hasta un último capítulo que se escribió ayer mismo.

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse