Arqueología Medieval en Málaga y su periferia olvidada

15/5/11 .- www.facebook.com/pages/Asociación-Arqueológica-de-

Durante estos días las obras de metro están sacando el pasado romano y medieval en la capital de Málaga. A propósito de estos hallazgos, nos encanta que la Junta declare BIC los restos de muralla, la torre octogonal e incluso los hornos alfareros si hace falta. Lo que no podemos entender, ni creer, es que desde 1994 no se logre culminar el expediente de declaración de BIC de las Cuevas Rupestres Mozárabes de Coín.

En Málaga es obsesión el interés por la arqueología urbana medieval, incluida la de ámbito doméstico y, eso sí, su loza dorada de ámbito palaciego y suntuoso. La consecuencia inmediata es que tenemos que seguir extrapolando los resultados obtenidos en Granada para poder estudiar el poblamiento rural, el paisaje, los espacios hidráulicos, la cerámica... hasta la arquitectura militar alejada de la capital.

En nuestros días la periferia malagueña se encuentra desamparada por arqueólogos y medievalistas. Lo poco que sabemos se lo debemos a la Universidad de Granada y es de justicia reconocerlo. En los años sesenta recorrieron pueblo a pueblo casi la totalidad del Reino de Granada y documentaron buena parte del patrimonio arqueológico del Valle del Guadalhorce y la Sierra de Las Nieves. Descubrieron innumerables asentamientos en nuestra zona y recopilaron nuestro patrimonio en 6 volúmenes con más de 1.500 fotografías, la mayoría aún inéditas.

Al Departamento de Historia Medieval de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada le debemos el primer levantamiento planimétrico del castillo de Cártama y también del Castillo de El Burgo, entre otros muchos hallazgos arqueológicos del Reino que compartimos.

En Coín, hacia el mes de julio de 1969, fueron descubiertas las Cuevas Rupestres Mozárabes y restos de muralla medieval semiocultos bajo los paredones del desaparecido convento Trinitario, en lo que fue la antigua Calle Real. Los hallazgos fueron documentados por los profesores don Manuel Ríu i Ríu y don Cristóbal Torres Delgado, acompañados por don Alberto Prieto y don Ángel Pérez Casas.

Desde entonces sólo el Área de Prehistoria de la Universidad de Málaga ha pisado el terreno, y algo habrá aquí que no todos vemos, porque aquí han estado durante 30 años y aquí siguen, con especial dedicación al Megalitismo y la Prehistoria Reciente, conscientes de la problemática que existe en la periferia sobre asentamientos romanos y medievales.

Visto lo visto, desde el Guadalhorce y desde Coín, capital nazarí de la al-garbiyya malagueña, tendremos que seguir consultando por muchos años los trabajos de don Antonio Malpica Cuello y los resultados del Grupo de Investigación “Toponimia, Historia y Arqueología del Reino de Granada” (www.tharg.es/). Sin obviar las grandes aportaciones de don Rafael Puertas Tricas, don Carlos Gozalbes Cravioto, don Manuel Romero Pérez y don Francisco Melero García, así como los trabajos publicados desde Ceuta por don José Manuel Hita Ruiz, don José Suárez Padilla y don Fernando Villada Paredes.

Los clásicos estarán siempre vigentes y serán siempre cita obligada en testimonio de gratitud: Leopoldo Torres Balbás, Manuel Ríu, Guillermo Roselló-Bordoy, Juan Zozaya, Miquel Barceló...

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse