Proponen crear un centro sobre el Teruel medieval en la iglesia de San Miguel

26/10/15 .- http://www.diariodeteruel.es/

Proponen crear un centro sobre el Teruel medieval en la iglesia de San Miguel

La iglesia de San Miguel, situada en pleno casco histórico y propiedad del Ayuntamiento, podría convertirse en un centro expositivo sobre el Teruel medieval.

El Ayuntamiento considera interesante el proyecto pero aún no ha decidido el uso del templo


La iglesia de San Miguel, situada en pleno casco histórico y propiedad del Ayuntamiento, podría convertirse en un centro expositivo sobre el Teruel medieval. Esa es la propuesta que el arqueólogo Javier Ibáñez ha realizado al consistorio de la capital y que plantea mostrar el medievo desde el conocimiento aportado por las excavaciones realizadas en la ciudad pero convirtiéndolo en un recurso turístico de primer orden a través de un atractivo material.

Vida y muerte en el Teruel medieval (TeMed) es el título que Ibáñez propone para el espacio, "en el que se ofrecerá al visitante una perspectiva global" de lo que fue la ciudad en esa época histórica. Según comenta el experto, "el microcosmos del medievo queda parcialmente reflejado en los sistemas expositivos asociados al Mudéjar (Torre de San Martín y Catedral), los Amantes y los Aljibes; a los que debemos añadir el propio Patrimonio Medieval de la ciudad, las piezas originales expuestas en los museos de Teruel y Diocesano y otras iniciativas más puntuales, como la del hotel El Mudayyan; y, como no, la periódica reinterpretación del mundo medieval que ofrecen las Bodas de Isabel y la Partida de Diego". Sin embargo, con el centro busca superar las limitaciones derivadas del carácter cronológico y temático de los espacios ya existentes, complete los vacíos y ofrecer una perspectiva global al igual que en materia de paleontología da Dinópolis.

La propuesta del experto tiene una doble fuente de inspiración. Por una parte, la techumbre de la Catedral, considerada por algunos autores como una especie de Speculum mundi; un "espejo del mundo", en el que aparece reflejado un retrato idealizado de los personajes y estamentos que configuran el microcosmos medieval. Y por otra parte, los resultados obtenidos por la Arqueología Urbana.

En el último cuarto de siglo se ha excavado en todos los rincones de la ciudad, lo que ha proporcionado una extensa colección de imágenes directas del Teruel Medieval; de una realidad que comprende desde el Alcázar Real a una humilde vivienda mudéjar, pasando por las grandes casas judías; y que incluye todo tipo de actividades y estructuras, desde huertos a alfares, desde pozos ciegos a necrópolis. "Un panorama amplio e irrepetible, que sirve de complemento imprescindible a la información proporcionada por las fuentes documentales", matiza Ibáñez.

En las ideas previas presentadas al Ayuntamiento, el investigador se refiere al Speculum Turolii, un "espejo turolense" estructurado en cuatro niveles, que se ajustan a los distintos espacios disponibles.

En primer lugar, el "espejo de la vida" (Speculum vitae), que refleja cómo vivían los distintos estamentos y grupos sociales presentes en la ciudad. Ocupará toda la planta baja del templo y estará organizado como una gran plaza pública en la nave del templo, escenario de la vida ciudadana.

Todo gira en torno a esta plaza; el estamento nobiliario, en el coro; en las capillas laterales los menestrales, con sus humildes casas-taller y tienda, y los campesinos, que explotan las vegas de la ciudad; incluso, en un rincón, estarán representados los pobres y marginados que malviven de la caridad.

En el presbiterio, presidiendo la plaza, está la iglesia, en cuyo portegado se reúne el concejo. Pero la ciudad no se acaba aquí; desde la plaza se podrá acceder a otros dos espacios diferenciados, la morería y la judería, con sus correspondientes casas y sus templos, mezquita y sinagoga.

La altura de los recursos expositivos se plantea algo superior a la de una persona y la idea es mantener la espacialidad del templo, que se percibiría desde las plataformas que hoy existen a sus pies, según dice Ibáñez.

Se recreará el ciclo día-noche, comprimido en 30 minutos, con cambios de luz y sonidos. Se incluirá el bullicio del mercado y del taller artesano, el silencio nocturno y, como no, las campanas y el gallo; desde la réplica de la iglesia se oirán rezos, llamadas a la oración en la morería y versos de la Torá en la sinagoga.

Por debajo de este nivel, en la poco conocida cripta de la iglesia, se propone ubicar el "espejo de la muerte" (Speculum mortis). En este espacio cerrado y un poco claustrofóbico habrá una pequeña necrópolis, con los tres ritos religiosos y sus desigualdades sociales. El carácter telúrico y misterioso de la sala se refuerza con las galerías que de ella parten.

La iglesia de San Miguel tiene unas dependencias anexas, antaño ocupadas por aulas. La planta inferior se propone dedicar a exposiciones temporales como en su día planteó el Ayuntamiento mientras que la superior se instalará el espacio destinado al "espejo de la ciencia" (Speculum scientiae).?En él se mostrarán las distintas fuentes de información disponibles para conocer el Teruel Medieval, como arqueología, documentación o representaciones artísticas, entre otros.

Por último, en esa misma planta, estará el "espejo del mundo" (Speculum mundi); un espacio dedicado al análisis de los mecanismos que operan en el microcosmos medieval y la trama de relaciones que lo regía, así como a las contradicciones que acabaron transformándolo. A juicio del arqueólogo, esta visión global permitirá encajar todas las piezas del rompecabezas mostrado por los otros espejos.

Según explica Javier Ibáñez, la organización propuesta traza una especie de "camino iniciático". Parte de la realidad cotidiana, visible y palpable, con la vida y la muerte como protagonistas; pasa después a las fuentes de conocimiento, que permiten conocer esa realidad (la luz que hace posible ver la imagen del espejo); y acaba en la concepción global, en los mecanismos y la red de relaciones con la que operaba este sistema; en suma, los entresijos que permiten saber como funcionaba ese mundo. "El camino del conocimiento del Speculum Turolii permitirá al iniciado comprender mejor el resto de las propuestas turístico-culturales del Teruel Medieval", concluye el experto.

El consistorio quiere tener claro el uso del edificio antes de iniciar su reforma

El Ayuntamiento de Teruel quiere decidir el uso al que destinará la iglesia de San Mguel antes de comenzar su reforma. En este sentido, el alcalde, Manuel Blasco, manifiesta que ya hay "bastantes ejemplos" en la ciudad de inversiones realizadas para mantener edificios sin conocer el uso que se le iban a dar y "cuando se ha decidido ha habido que volver a hacer obras para adaptarlo", lamenta. De momento el consistorio cuenta con 100.000 euros del Fondo de Inversiones para Teruel (Fite), aunque la confirmación por escrito de la ayuda todavía no la han recibido, dice Blasco.

Con ese dinero y hasta que decidan para qué se va a emplear el templo se pueden realizar los estudios previos para conocer el estado de la estructura y las cimentaciones, "pero sin entrar en una rehabilitación que vaya más allá de la cubierta", dijo Blasco.

El alcalde indica con respecto al proyecto planteado por el arqueólogo Javier Ibáñez que es interesante y añadió que está "bien armado y documentado", aunque concreta que tocavía no hay una decisión al respecto. "Estamos dándole vueltas sobre las necesidades que puede tener la ciudad y una de las propuestas que habrá que estudiar en profundidad es esa". De hecho, el responsable municipal adelanta su intención de "abrir un debate" con el resto de grupos políticos y asociaciones sobre el uso que debe hacerse del templo.

Manuel Blasco recuerda que la iglesia se adquirió en el año 2002 al Obispado de Teruel por 240.000 euros y la idea en ese momento era convertirla en "sala de exposiciones y para pequeños conciertos", por las carencias que había en ese momento.

El inmueble se encuentra en muy mal estado y, según Javier Ibáñez, "es urgente proceder a su consolidación". El arqueólogo recuerda que el edificio tiene importantes problemas estructurales que no fueron atajados en su momento y se están agravando con el paso del tiempo.

A su juicio Teruel no puede permitirse no actuar a tiempo si aspira seguir desarrollando su oferta turístico-cultural y recuerda que se trata de un "un valioso recurso histórico, cuyo origen se remonta prácticamente a la fundación de Teruel".

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse