Las últimas excavaciones en Faro sacan a la luz un yacimiento con piezas cerámicas del s. XV

3/9/13 .- http://www.lne.es/

Noticias
Las últimas excavaciones en Faro sacan a la luz un yacimiento con piezas del siglo XV. La campaña, desarrollada por investigadores norteamericanos dirigidos por Alfonso Fanjul, ha reconstruido la tecnología original de los alfares.

Las excavaciones realizadas este verano en Faro por un equipo de investigadores norteamericanos, bajo la dirección del arqueólogo Alfonso Fanjul, han sacado a la luz un nuevo yacimiento con piezas datadas en el siglo XV. No es el único hallazgo de la campaña de esta temporada estival, que ha contado con el respaldo económico del Ayuntamiento de Oviedo. Durante el pasado mes de julio, a lo largo del que se desarrollaron los trabajos, fueron encontradas piezas excepcionales, entre las que Fanjul destaca la parrilla de combustión intacta del horno del Cantu del Rey.


El objetivo de los trabajos realizados durante ese mes por los investigadores de la International School of Archaeology de Nueva York, era, en palabras del director de la campaña, «estudiar los orígenes y la evolución de la cerámica asturiana» e «impulsar la divulgación a nivel internacional de las últimas producciones alfareras regionales». Las excavaciones se realizaron durante el mes de julio y en agosto el equipo se dedicó a procesar los datos recogidos.


El proyecto de investigación sobre la cerámica de Faro comenzó en 2012, año en el que los arqueólogos localizaron en la zona conocida como el Cantu del Rey el horno de cerámica más antiguo de Asturias. Su análisis permitió fechar el origen de la cerámica en el siglo XI.


Este verano ha quedado excavada la totalidad de la cámara medieval del horno del Cantu del Rey. Allí han encontrado la parrilla de combustión y piezas cerámicas, y todo ello ha aportado, según Alfonso Fanjul, «nuevos datos estructurales y tecnológicos del antiguo horno» y con ello se ha «completado la visión de la producción cerámica en Faro entre los siglos XI y XII».


La segunda excavación de esta campaña se centró en el testar de Casa Nola, donde iban siendo dejadas las piezas defectuosas o rotas. En él fue encontrada una «potente colección de restos cerámicos» de los siglos XVIII y XIX. Entre las piezas halladas hay escudillas que luego fueron reutilizadas como crisoles para la mezcla de los componentes de la decoración. Los investigadores se han tropezado con decoraciones inéditas y han constatado que finalmente los artesanos de Faro se especializaron en la elaboración de ollas y jarras de sidra, que, puntualiza Fanjul, eran «productos estrella que la fábrica de San Claudio no consiguió desplazar del mercado». Los arqueólogos estadounidenses, destaca Fanjul, «han identificado toda la secuencia final de la cerámica de Faro» hasta el XIX.


Por otro lado, Fanjul señala que el catálogo de materiales y decoraciones obtenido tras las excavaciones de este verano en Faro permite «fechar con exactitud otras colecciones cerámicas asturianas».


«La adquisición masiva de loza en la vajilla asturiana durante los siglos XVIII y XIX pudo ser el primer golpe a las producciones de Faro, cuyo final aparece marcado por la imposibilidad de competir con las producciones de la fábrica de loza San Claudio», manifiesta el director de las excavaciones. El año 1900, añade, es el «del final de la mayor parte de los alfares tradicionales». Sólo quedaron, explica, trabajando de forma «muy residual», entre cuatro y seis familias trabajando la cerámica.

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse