La 'biblia' de los castillos de Albacete

5/2/12 .- http://www.laverdad.es

El libro 'Castillos y Torres de Albacete', excepcional catálogo de estos testigos de la historia. Por primera vez, un libro recopila todas las fortalezas de Albacete.

Acaba de publicarse 'Castillos y Torres de Albacete', de José Luis Simón García. La obra, editada en formato digital por el Instituto de Estudios Albacetenses (IEA), es un impresionante catálogo de estas fortificaciones, un trabajo riguroso, minucioso y también divulgativo que se convierte en una referencia de primer orden para quien quiera conocer esta parte del patrimonio histórico provincial. No es un estudio más, sino una aportación extraordinaria para la bibliografía provincial y para el conocimiento del pasado albaceteño, ese que nos permite conocer un poco mejor nuestro presente.
A lo largo de casi seiscientas páginas, este historiador hace un recorrido por unas noventa fortificaciones. Desde los castillos más conocidos, como los de Alcaraz, Chinchilla, Almansa, Alcalá del Júcar, Carcelén, Jorquera, Peñas de San Pedro o Yeste, a otros menos conocidos; también las torres que se encuentran sobre todo en la cuenca del Segura.
Incluso estudia castillos que ya no existen, pero que tuvieron su papel en la historia, como los de Albacete y La Roda; otros de los que solo quedan algunos vestigios, mejor o peor conservados, como los de Hellín, Caudete, Montealegre del Castillo, Riópar, Ontur, Cotillas o Letur. En otros casos, el libro estudia torres o restos de fortificaciones que están integrados en otros edificios, o cuevas como la de Garadén (un «granero fortificado»); incluso apunta hipótesis acerca de otros de los que hay poca documentación y muy escasos restos, como el caso de Alborea.
En su trabajo, José Luis Simón ha utilizado, lógicamente, fuentes documentales. Pero no se ha quedado en la bibliografía, porque, en diez años de trabajo de campo, y quizá por su formación académica como arqueólogo, ha dado especial importancia a las fuentes materiales.

Planos

Y ahí está el libro, con un gran contenido gráfico, repleto de imágenes y con planos originales de todos y cada uno de los castillos. En la mayoría de los casos, son los primeros planos que se publican de estas fortalezas.
La obra incluye un marco geográfico, un estudio de las comunicaciones y el marco histórico de los castillos y torres de la provincia, para enmarcar estas construcciones en el espacio y en el tiempo. También, en cada castillo, el estudio de cada muro, torre o muralla.
El autor, además, está ilusionado con una segunda parte que quiere publicar de esta obra, la del poblamiento medieval, el entorno que explica la existencia (o la ausencia, en algunos lugares) de estos castillos.
En gran medida, recuerda Simón García, «Nuestras ciudades y pueblos, de los cuales tomamos sus gentilicios, surgieron y se desarrollaron en torno a los castillos», y fue en tiempos medievales cuando se decidió la ocupación del territorio que hoy conocemos. El autor explica que ha querido huir de los datos no constatados (lo que le ha permitido cuestionar algunos tópicos y mitos que se han venido repitiendo sin base alguna), y sentar las bases de una aproximación científica y documentada de estas fortificaciones. Clichés que se han venido repitiendo una y otra vez no se han visto confirmados por la investigación, y habrá que revisar más de uno.
Referencias históricas, fotos antiguas y actuales, planos, y, sobre todo, el trabajo de campo, son los cimientos sobre los que se apoya la obra. Pero quizá lo más destacable sea la 'lectura directa' de estas construcciones, cuyas piedras hablan a quien sabe entenderlas.
Admite José Luis Simón que han sido muchos años de viajar por los rincones de la provincia, pero matiza que «por muchos kilómetros que haya hecho, lo que me queda sobre todo es esa experiencia personal, muy gratificante. Y también quiero destacar mi agradecimiento a muchas personas, a la gente de todos esos lugares, que siempre me han ayudado y dado todo tipo de facilidades; concejales, funcionarios, vecinos...»
José Luis Simón constata en este libro que, en muchos casos, los castillos y torres se encuentran en una situación lamentable, sin ningún tipo de medidas de conservación. Identifica también los que sí han sido rehabilitados o restaurados.
No quiere poner el acento en si las restauraciones «han sido más o menos afortunadas», porque, indica, «los trabajos se han hecho según los criterios de cada momento. A veces se hicieron sin suficiente control técnico; pero también es posible que algunos se hayan conservado gracias a esa actuación».
Fueron unos diez años de trabajo de campo y de redacción del libro; el autor bromea llamándolo su «cuarto hijo». Luego, con la obra dispuesta, llegó el momento de buscar editor: cuatro o cinco años más intentando que este trabajo pudiera difundirse.
Finalmente, la salida ha sido la edición electrónica que ha realizado el IEA. José Luis Simón comprende que es «cosa de estos tiempos modernos», que facilita la difusión de la obra, pero no puede evitar comentar que «será cosa generacional, pero hubiera preferido una obra en papel, clásica, no hay nada como un libro que puedas tener en la mano».
En todo caso, para 'matar este gusanillo' encargará algunos ejemplares en papel, al menos para regalarlo a algunas personas cercanas y enviarlo a bibliotecas de instituciones especializadas, que en algunos casos -como el Instituto de Estudios Árabes de Granada- ya han mostrado su interés por esta obra.

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse