Los cruzados y el medio ambiente

17/6/11 .- http://www.elreservado.es/

Por Ignacio Monzón

El castillo de Malbork, ubicado en el enclave del mismo nombre –en alemán Marienburg-, no resulta demasiado conocido en España, pero es uno de los recintos fortificados más grandes del mundo. Su construcción comenzó a finales del siglo XIII por la poderosa orden de los Caballeros Teutones, que decidieron que necesitaban un control importante del paso del río Nogat, en el norte de la actual Polonia. Construido con mucho más ladrillo que piedra soportó asedios durante siglos, conservándose en un excelente estado. Musealizado en 1961, treinta y seis años después fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Un edificio de estas características siempre es un pedazo de historia que puede servir para suministrar mucha información, pero generalmente se circunscribe a procesos y técnicas constructivas además del estado de la sociedad, la economía y las creencias. Pero desde hace algunos años comienza a observarse una nueva perspectiva: el impacto antrópico en el paisaje a través de las grandes obras inmuebles.

Existen ejemplos de esto, como cuando se postuló en los años 70 y 80 del siglo XX que la construcción de las pirámides del reino antiguo egipcio necesitó de tanta madera –para construir estructuras de transporte y andamiajes– que se talaron una cantidad ingente de árboles, lo que ayudó a la progresión de la desertización de la zona. Ahora la antigua fortaleza teutona está sirviendo para reconstruir el medio ambiente del siglo XIII.

Un profesor de la Universidad de Reading (Berkshire, Inglaterra) llamado Aleks Pluskowski, especialista en Arqueología Medieval, ha reunido a un equipo de historiadores y arqueólogos, contando también con el apoyo del doctor Alex Brown, especialista en paelobotánica, para un interesante proyecto de investigación sobre el paisaje medieval y el impacto de la presencia teutona en el área báltica (http://www.ecologyofcrusading.com).

Además de realizar un exhaustivo estudio de los elementos constructivos del castillo se está procediendo a un análisis de pólenes que han quedado enterrados en los barros de los fosos mediante las técnicas de Palinología. Esta disciplina puede aportar una gran reconstrucción en base al análisis de estos elementos y de la identificación de la flora a la que pertenecieron.

De momento Pluskowski ha confirmado que antes de la llegada de los teutones la zona era más húmeda ya que existió una buena masa boscosa de hoja caduca. La erección del castillo fue una de las causas de la deforestación, aunque no la única. La orden quiso cristianizar y pacificar a las antiguas tribus prusianas que conservaban todavía unas creencias pre-cristianas que chocaban con su mentalidad.

Así se les quiso retratar como una amenaza para el estado que formaron los caballeros en 1224, lanzando una serie de exitosas cruzadas contra los paganos. De hecho se calcula que en el siglo XIV el Estado teutón tenía bajo su dominio a más de 220.000 personas. El proceso de “civilización” –desde el punto de vista teutón– pasó por cambiar el modo de vida de los lugareños, transformándolos en agricultores. Una necesidad de tierras de cultivo en constante crecimiento obligó también a la tala de árboles. De esta forma ha quedado constatado con el descenso drástico del polen de árboles en los siglos XIII-XIV y el progresivo aumento del de las plantas herbáceas –para pastos para el ganado– y cerealistas –especialmente de centeno–. Aún así los caballeros conservaron unas pequeñas zonas de reserva para proveerse de leña y caza.

La aplicación de la Palinología, que no es nueva en los estudios históricos, ha sido uno de los puntos fuertes del trabajo, pero no se han perdido de vista otras perspectivas. En un proyecto completamente interdisciplinar se está indagando sobre la historia del lugar –registros y archivos–, su arquitectura –mediante cálculos de la piedra, madera y combustibles necesarios para erigir las construcciones– además de recuperar antiguos mapas y hacer exámenes sobre los cambios en el terreno –mediante técnicas de Geoarquología–.

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse