Hallan dos torres y un tramo de muralla medieval en el Monasterio de Banyoles

28/2/16 .- Dos torres circulares, un capitel románico y un tr

Noticias
Hallan dos torres y un tramo de muralla medieval en el Monasterio de Banyoles

Durante dos semanas se ha hecho una prospección arqueológica para documentar las estructuras que había en el subsuelo y hacer un diagnóstico


Dos torres circulares, un capitel románico y un tramo de muralla medieval son los principales hallazgos que han aparecido en una prospección arqueológica en el subsuelo de unos terrenos junto al Monasterio de Sant Esteve de Banyoles (Girona), concretamente en el patio de atrás donde hasta ahora sólo había un campo. Los arqueólogos han trabajado durante dos semanas para documentar las estructuras que podían ser conservadas de cara a futuros usos del terreno. Ya había documentación del siglo XIX que indicaba la construcción de un edificio contiguo utilizado como estancias de los monjes junto a la muralla y que fue derribado pero lo que no contaban es encontrar elementos defensivos en tan buen estado. También han constatado la concentración y superposición de estructuras medievales con época moderna del siglo XVIII.

La zona donde los arqueólogos han dedicado a realizar la evaluación de los posibles restos -el patio de atrás del Monasterio de Sant Esteve de Banyoles- tiene unos 1.000 metros cuadrados de superficie y está justo al lado de donde el año 2010 ya se hizo un diagnóstico con el descubrimiento de parte del foso y la muralla del siglo XIII. En ese caso su estado de conservación era mucho más precario que el descubierto ahora.

“La gran expectativa era encontrar el sistema defensivo de la época medieval, para continuar lo que ya habíamos localizado”, señala la responsable de los trabajos, Almudena García. La aparición de las dos torres circulares ha sido toda una sorpresa. Según explica, “hay una grande que corta otra que hay al lado que es más pequeña y que intuimos que es más antigua”. A pesar de tener estructuras más modernas encima, la forma circular se aprecia a simple vista. En este punto se ha excavado en más de cuatro metros de profundidad.

La pista del ejército francés

En cuanto al tramo de muralla medieval, este está en mucho mejor estado de conservación que el descubierto en 2010. Asimismo, también han encontrado estructuras modernas que se yuxtaponen en la zona del foso y que podrían datar del siglo XVIII. También hay indicios de que este espacio podía tener un sótano.

En este sector han aparecido unas delimitaciones de lo que habían sido las estancias de un edificio del monasterio. Su existencia ya se conocía, ya que se conserva un documento topográfico que elaboró el ejército francés del siglo XIX que encaja con lo que ha aparecido. El edificio se derribó en 1849 y por lo tanto los arqueólogos ya sabían que existía pero desconocían su alcance, y lo más importante, el estado de conservación. García subraya que lo hecho no se puede considerar una excavación arqueológica porque se ha limpiado el terreno con maquinaria y manual y sólo se han hecho tres sondeos estratégicos, que han sacado a la luz restos de cerámicas y una moneda de la época de Isabel II de 1849.

Durante los trabajos, apareció un capitel de travertinos románico empotrado en un muro moderno como si fuera una piedra más que se ha extraído por seguridad y se ha llevado a analizar. Está hecho de travertinos y tiene decoración floral. Este hallazgo aporta una pista más ya que podría tratarse de una pieza del segundo claustro del monasterio, el más antiguo, que a día de hoy continúa desaparecido. Según García, “los capiteles coronan las columnas de los claustros y por tanto es una pista” aunque en otros lugares del monasterio también se han encontrado. Los arqueólogos creen que el antiguo claustro se podría situar en el patio interior que ya aparecía en los planos del ejército francés. “Pensamos que encaja justo en el lugar donde podía haber el claustro: es una zona donde no hay estructuras conservadas del que se sabe a día de hoy”.

El siguiente paso será analizar y catalogar los hallazgos. El Ayuntamiento de Banyoles y la Fundación Bisbe Lorenzana (propietaria de la finca) deberán decidir qué uso se hará en un futuro y si se apuesta por su restauración. El Monasterio de Sant Esteve de Banyoles se fundó el siglo IX y ya casi desde su comienzo estaba fortificado porque se encontraba en un punto estratégico.

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse