Cuando Barcelona fue Barcinona

21/3/15 .- http://www.abc.es/

Cuando Barcelona fue Barcinona

El Museo de Historia de la ciudad estrena exposición permanente dedicada al cristianismo y los visigodos


Ante el ya conocido explotado pasado de la Barcelona romana, el Museo de Historia de Barcelona (MUHBA) ha apostado ahora reivindicar otro periodo histórico menos conocido: cuando Barcino se convirtió en Barcinona. Un recorrido por la ciudad visigótica con un recorrido arqueológico de cerca de 4.000 metros cuadrados de superficie de los que aún había una parte importante que no era visitable. Con la nueva presentación se pretende completar el recorrido arqueológico actual y recuperar para la visita pública 310 metros cuadrados del yacimiento.

En ese recorrido, el visitante puede contemplar 120 piezas fechadas entre los siglos IV y VII, encontradas en las excavaciones realizadas en toda la ciudad. Las 120 piezas integran la exposición «Barcelona en la antigüedad tardía. El cristianismo, los visigodos y la ciudad», que, según su comisaria, Julia Beltrán, proporciona «claves para explicar las profundas transformaciones políticas, religiosas, sociales y urbanas en la Barcelona cristiana y visigoda».

El punto de partida de la exposición es la gran crisis del siglo III que desestabilizó las estructuras políticas, sociales y económicas del mundo romano y Occidente entró en un período histórico conocido como antigüedad tardías (siglos IV-VII), en el que tuvieron un papel fundamental la difusión del cristianismo, convertido en el siglo IV en religión oficial, y los desplazamientos de los pueblos germánicos.

Barcino, de dimensiones reducidas, amurallada y en una posición estratégica en el tránsito entre la Galia e Hispania, se convertió en la Barcinona de la época visigoda. Patenas de mármol de los siglos VI-VII, localizadas en el baptisterio y en la iglesia cruciforme del grupo episcopal; una tapa de cristal de roca con crismón (siglos IV-V) una moneda de oro de Leovigildo o piezas de indumentaria visigodas son algunas de las piezas expuestas.

En el nuevo recorrido arqueológico se incluye el aula episcopal o sala de recepción del obispo, un edificio de tres naves separadas por columnas construido en el siglo V, que servía como sala de recepción episcopal para audiencias, juicios o reuniones con el sínodo local, así como para la celebración de concilios.

En el aula se muestran diversas piezas monumentales como una lauda funeraria, u mosaico polícromo con decoración de influencia africana del siglo V, que incluye en la parte central un crismón con las letras griegas alfa y omega, una estela funeraria de mármol de Paros del siglo V o una pintura mural que formó parte de la decoración del baptisterio del siglo VI.

El otro elemento que se incorpora a la visita es la piscina bautismal octogonal del siglo VI, que presentaba las escaleras interiores en forma de cruz después de que fuera modificada la piscina bautismal del siglo V, la que había sustituido al baptisterio del siglo IV, que tenía planta cuadrada.

Noticias relacionadas

Comenta la noticia desde Facebook

Comentarios

No hay comentarios.

Para escribir un comentario es necesario entrar (si ya es usuario registrado) o registrarse