INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL HUERTO DE MARÍA RUIZ (LOJA)

23/9/06

El solar se ubica dentro del ámbito del barrio islámico del Jaufin. Una de las hipótesis que se barajaban era que parte del trazado de la muralla de la segunda cerca pasaba justo por la mitad de la propiedad, así mismo las referencias documentales ubicaban en el mismo el Hospital de san Gabriel el Viejo, que según las fuentes se levantó sobre una mezquita

Año de intervención: 2006. Periodo de intervención: 3 de julio a 19 de septiembre de 2006.
Tipo de Intervención: Excavación. Clase de Intervención: de urgencia.
Director de la intervención: José Javier Álvarez García. Arqueólogo, Grupo de Investigación Toponimia Historia y Arqueología del Reino de Granada. Ayudante/s: Antonio F. Buendía Moreno..
Excavaciones Excavaciones Excavaciones Excavaciones Excavaciones Excavaciones
La intervención arqueológica se ha realizado a petición de E.P.S.A., a través de la oficina del Área de Rehabilitación Concertada del Centro Histórico de Loja (Granada), con domicilio e C/Las Tiendas, 14, 18300 de Loja (Granada).
El encargo del proyecto se hizo ante la necesidad de realizar estudios arqueológicos previos a la ejecución de una actuación urbanística en el solar conocido como Huerto de María Ruiz en el que se tiene prevista la construcción de 24 V.P.O., aparcamientos y espacios públicos. El solar del Huerto de María Ruiz delimitado por la Calle San Sebastián al S, Cuesta del tejar a O; Pedro Moreno a N y D. Bernadino a E. Se encuentra por tanto dentro del ámbito del BIC del conjunto Histórico de Loja.
Previo a la intervención que nos ocupa se realizó un análisis de la ubicación del huerto de María Ruiz en el contexto histórico y arqueológico de la ciudad de Loja. Este estudio permitió valorar el posible potencial arqueológico del mismo y plantear el tipo de intervención arqueológica que con toda probabilidad habría de ejecutarse previa a cualquier intervención constructiva en el solar. Para la valoración del potencial arqueológico del solar del Huerto María Ruiz, dentro del planteamiento metodológico se prestó especial atención a la documentación tanto histórica como arqueológica que se disponía sobre la ciudad de Loja, y más concretamente sobre el espacio más inmediato a la propiedad. El solar se ubica dentro del ámbito del barrio islámico del Jaufin. Una de las hipótesis que se barajaban era que parte del trazado de la muralla de la segunda cerca pasaba justo por la mitad de la propiedad, así mismo las referencias documentales ubicaban en el mismo el Hospital de san Gabriel el Viejo, que según las fuentes se levantó sobre una mezquita.
Es pronto para poder incluir los resultados dentro de desarrollo histórico que configura la actual ciudad de Loja, pero si cabe destacar que se abre una gran oportunidad para clarificar uno de los momentos históricos menos definidos y claros del mismo. Es evidente que la fase moderna es la mejor documentada, ocupando un espacio que va más allá del supuesto inicialmente, ya que se ha constatado como éste se extiende a lo largo de todo el solar. La ampliación de la intervención permitiría definir la articulación del mismo, información clave para ver como se produce la modificación de un área que en época islámica se supone escasamente ocupada y como sufre una radical transformación mediante la implantación un espacio conventual, sobre el cual apenas se dispone de información documental, a falta de una rastreo por los diferentes archivos (se ha iniciado la búsqueda de información en el archivo municipal y posteriormente se ampliará a otros). En cuanto a la hipótesis de ubicación de una mezquita en este espacio, no puede ni confirmarse ni descartase dado lo parcial de la intervención ya que aún queda una gran superficie por excavar. Lo que si se ha confirmado la existencia de su ocupación en época islámica que retrotrae, a falta de un estudio más detenido de los materiales cerámicos, cronológicamente la ocupación de esta área de la ciudad islámica a los siglos XI y XII. Ocupación que se ha extendido temporalmente hasta el perido nazarí, que ha sido detectada en el extremo E del solar, el más próximo al núcleo central de la madina. El hecho de que bajo la fase conventual se manifieste casi de forma inmediata la fase ibérica y romana puede ser indicador de la destrucción de los niveles islámicos, o de la posible escasa entidad de los mismos, pero ambos extremos no pueden confirmarse con la actual intervención.
Por último, y tal vez la información más relevante de la intervención sea el hallazgo de estructuras ibéricas. La documentación de los restos ibéricos no deja de tener una gran transcendían por su aportación al conocimiento de este momento histórico que hasta el momento es un tanto indefinido. De las fuentes literarias, un tanto imprecisas, parece que el ámbito de Loja existían algunos asentamientos que no quedan definido si son civitae u oppida, que han sido transmito por autores como Plino o Ptolomeo. Con anterioridad a nuestra intervención, ya se habían documentado indicios de asentamiento en el ámbito urbano de Loja. El mejor documentado se sitúa en la Alcazaba como así se ha constatado en algunas de las intervenciones de urgencia (Sánchez y castellano, 1991). Así bajo la actual fachada N de la muralla y a unos 50 m más al E se ha identificado toda una secuencia constructiva y de materiales de fines del siglo VIII y VII a.C. Estructuras lineales, hogares, etc nos sitúan en ese nuevo cambio que experimenta esta sociedad en tanto nuevo concepto de espacio urbano, con la difusión de cabañas de planta rectángular frente a las de planta ovalada o redonda. Coincidente por tanto con los restos documentados hasta el momento en el solar del Huerto de María Ruiz, aunque tras una primera valoración cronológica de las cerámicas antiguas estas datan las estructuras en torno a los siglo IV y V a.C
La situación del asentamiento cabe de considerarse como privilegiada. Presenta fuentes de captación de aguas muy próximas (Alfaguara), controlaría el paso del Genil y dispondría de amplias zonas fértiles para el cultivo. La evidencia material y estructural deja pocas dudas al potencial arqueológico del solar. La amplitud del mismo junto al aparente escaso impacto que sobre las estructuras ibéricas ha causado la construcción del convento lo convierten en un área de indudable riesgo de afectación de niveles arqueológicos de gran valor histórico-arqueológico. El solar reúne las condiciones adecuadas para la investigación arqueológica mediante una intervención en extensión. Este será por tanto el principal condicionante para la realización del proyecto que se pretende ejecutar que deberá adecuarse a la nueva realidad que se abre tras la intervención arqueológica.

FOTOS

Foto 1: Sondeo III Muro mampostería de posible funcionalidad defensiva
Foto 2: Sondeo II Restos de vivienda ibérica
Foto 3: Candil de piquera
Foto 4: Fragmento de cerámica ibérica pintada
Foto 5: Fragmento de jarra decorada
Foto 6: Jarra decorada con filetes de manganeso

Comenta la noticia desde Facebook